<- volver

El C.D. Dunboa-Eguzki en la prensa: Torneo López Ufarte

Fecha: 15.04.2009

Fuente: El Diario Vasco

El exotismo, los bailes y la fuerza de la Selección de Camerún dominaron en Irun

Los africanos, debutantes en el torneo, se impusieron al Espanyol en la final con un gol en el tiempo de descuento. El López Ufarte volvió a ser un éxito de fútbol y público.

Por primera vez en la historia del Torneo Internacional de Irun, un equipo extranjero consiguió levantar la réplica de San Juan Harri, el trofeo para los vencedores. La Selección de Camerún, tras ganar 1-0 en la final al Espanyol, logró proclamarse campeona del López Ufarte.

No suele ser habitual que los equipos que vienen de fuera hagan buenos papeles en Irun. Sin ir más lejos, el año pasado fue invitado a participar el Vaksala sueco, que acabó en última posición. Pero la organización apostó sobre seguro para la recién finalizada edición 33. Los invitados, la selección de Camerún y el 1899 Hoffenheim (Alemania), acabaron primeros y terceros respectivamente.

Los africanos llegaron a la final tras quedar primeros en el grupo más competitivo del torneo, ya que tuvieron que clasificarse por delante del Real Madrid y el Barcelona. En la final de ayer, la selección de Camerún se impuso al Espanyol con un tanto en el tiempo de descuento. El gol fue una demostración de fuerza del camerunés Tsalla, que entró con potencia al área y consiguió marcar.

Los africanos, de diez

La participación de los africanos, que llegaron a Irun bajo el amparo de la Fundación Privada Samuel Etoo, destacó por encima de lo deportivo. Sobre el campo fueron un ejemplo de conducta. Ni protestaron las decisiones de los árbitros ni simularon falta en ninguna acción. Pero su forma de ser también ha dejado huella.

Los niños más pequeños que se acercaron a ver la final al Stadium Gal animaron sin cesar a los de Camerún, por algo será, y el público les brindó una gran ovación cuando fueron a recoger el trofeo de campeones.

Además, fue de lo más vistoso presenciar sus bailes antes de los partidos o la forma en la que celebraron el título. Danzaron y cantaron sin cesar. Incluso consiguieron que los fríos alemanes se sumaran a la fiesta. Para acabar, recorrieron el campo brindando el trofeo a todos los asistentes.

Perfecta organización

Como cada año, la organización del Torneo Internacional de Irun, que corre a cargo del Dunboa-Eguzki, fue para enmarcar. No hubo ningún tipo de problema y los participantes se marcharon encantados por haber competido en Irun y deseando volver el año próximo.

Ricardo Gómez, presidente del club irundarra, señaló que «en lo deportivo el torneo ha sido superior al de otros años. Todos los equipos han estado a un gran nivel. En lo organizativo no ha habido ningún problema y hemos acabado muy contentos».

El López Ufarte ha vuelto a ser un éxito. Esperemos que el Dunboa-Eguzki siga trabajando así durante muchos años.


El Dunboa-Eguzki cuajó un gran torneo y logró vencer a la Real Sociedad

Los irundarras no ganaban un partido de su campeonato desde hace catorce años.

El Dunboa-Eguzki puede estar más que contento por la labor realizada en esta edición del Torneo López Ufarte. Los irundarras dieron la talla, y aunque quedaron clasificados en última posición, estuvieron cerca de disputar el partido por el tercer y cuarto puesto.

El equipo entrenado por Eugenio Zubialde estuvo a punto de dar la sorpresa en el encuentro inaugural ante el Hoffenheim. Los de Irun perdieron 1-2, pero les anularon un gol y el tanto de la victoria de los alemanes llegó tras un fuera de juego.

Luego tuvo lugar la derrota ante el finalista Espanyol (0-5), pero en el último partido de la fase de grupos, el Dunboa-Eguzki dio la campanada imponiéndose a la Real Sociedad (2-1).

Que el equipo anfitrión haya logrado un triunfo es una alegre noticia, ya que no lo conseguía desde hacía mucho tiempo. Concretamente quince años. Fue en la edición de 1994, cuando el Dunboa-Eguzki se impuso en el campo de Atotxa al Zaragoza. Los irundarras ganaron en aquella ocasión por dos goles a cero.

El conjunto organizador se hizo también con el trofeo a la deportividad, por ser el equipo que menos tarjetas vio, y con el trofeo a la desgracia. El jugador Iñaki Redondo se produjo un esguince de tobillo a los cinco minutos del primer partido. La lesión no es grave, pero no pudo disputar ni un encuentro más.

Árbitro irundarra

También hay que destacar la participación en el torneo de otro irundarra. Alberto Montoya fue el colegiado encargado de dirigir la final del Torneo Internacional de Irun entre la selección de Camerún y el Espanyol.

Por tanto, los irundarras triunfaron en el López Ufarte.


Camerún mostró su poderío en el Torneo Internacional de Irun

El combinado africano es el primer equipo extranjero que consigue imponerse en el López Ufarte.

El Torneo Internacional de Irun López Ufarte, de la categoría cadete, se cerró ayer con la disputa de la final entre la selección de Camerún y el Espanyol. Los catalanes lucharon por reeditar el triunfo del año pasado, pero no pudieron con el combinado africano.

La selección de Camerún, que está patrocinada por la Fundación Privada Samuel Etóo, se impuso con un gol en el tiempo de descuento. Es la primera vez en la historia del torneo irundarra en la que un conjunto extranjero consigue alzarse con el título.

El partido empezó con mucha actividad en ambas áreas. Los dos conjuntos se mostraron muy ofensivos y durante los primeros minutos los protagonistas fueron los porteros. El meta camerunés demostró grandes reflejos en los compases iniciales del choque, lo que le llevó a realizar grandes paradas, mientras que el arquero catalán estuvo más que seguro en todos los balones por alto.

Al final del encuentro, cuando las fuerzas empezaban a escasear, el camerunés Tsalla controló el balón fuera del área y se dirigió hacia la portería con gran potencia para marcar el tanto de la victoria. La Selección de Camerún celebró el triunfo bailando y entre los aplausos de todos los asistentes al Stadium Gal.

Palmarés

De los trofeos entregados en esta edición, hay que destacar el nombre del mejor jugador del torneo. Esta distinción se la llevó Gonzalo Melero, del Real Madrid. El máximo goleador fue Pablo de Castro, del Espanyol, y el camerunés Ondoa, el portero menos goleado.